Criticas

Elena Flórez – asociación española críticos de Arte

Un dibujo espléndido mantiene la Armonía de todo lo que aparece en la composición, el pintor podría ser un estupendo escultor, miniaturista y grabador;
Para las tres disciplinas esta sobradamente facultado. En lo que respecta a su manera de pintar esta en la bella norma del realismo flamenco y holandés del siglo XVII.
Extiende la materia de óleo con limpieza de capa casi cristalina, con mesurada densidad en los empastes. Los colores de refinados tonos casi nacarados, matizan luces y suavizan sombras.
Tonos sobrios señeros, de bien tramadas texturas que ponen de manifiesto la cualidad de los volúmenes con todo su valor corpóreo dotándolos de natural vitalidad.
El plegado de las telas, hoy tan difícil de practicar en la pintura, es en el oficio de Duvall una estupenda lección, asi como el rigor con el que ordena todos los elementos que aparecen en sus imágenes.
Pintura de calidad, de elegantes matices de color y una suerte de clima poético que campa latente en todas sus composiciones dotan de especial personalidad todo lo que hoy hace y mañana puede hacer Alberto Duvall.

José Pérez Guerra – el punto de las Artes

Duvall realiza una pintura con la solidez de un dibujo preciso y con la distribución estratégica de quien sabe dominar los espacios, conoce los ritmos, sabe los movimientos y elabora desde una realidad conjunta. Y porque conoce las técnicas a seguir, los colores y todas las posibilidades que su paleta encierra. Así ha ido cuajando una pintura emocional, con calidades notables.

Antonio Morales – director revista correo del arte

Miembro correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Felmo
El conjunto de su obra es la directa demostración de la realidad palpable, con toda su espontánea intensidad de lo sensible, con la última satisfacción de destacar de forma precisa el lado más secretamente sensual de una estética que pugna devotamente y sin tregua por lograr su pertinente transformación poética. Dentro de esta concreta realidad, en la que priman siempre la metamorfosis lúdica de lo sensible cabe, pues encuadrar el des-tacado quehacer plástico desarrollado por ALBERTO DUVALL. Y es precisamente la armonización de los «con-trastes» lo que permite, en este tipo de conformaciones, soluciones originales superando la reiteración de logros efectistas. Sus siempres cuidadas plasmaciones superan las meras instancias decorativas porque sus composi-ciones están saturadas de elementos expresivamente poéticos.

Juani Prieto Luna – la voz de galicia

Según la obra que podemos ver, podría clasificarse como pintor hiperrealista, pero esto es demasiado superfi-cial pues al adentramos en su obra vemos que es realismo con mucho de fantástico en el sentido de que juega con la imaginación y la fantasía con algunos toques mágicos de hiperrealismo. Cuando hablamos de pintura hiperrealista nos referimos a un estilo que prácticamente juega con lo formal, lo más importante es la técnica, la magia del pincel que un mensaje concreto sin embargo en la pintura de Alberto Duvall, el contenido, lo que quiere sugerir, es la base de su obra y para alcanzar un diálogo con el público utiliza este lenguaje realista que por otro lado es con el que mejor se expresa. Así Alberto Duvall se presenta como una persona y un artista de una gran sinceridad tanto a nivel personal como artístico o mejor dicho, un artista completo que no distancia lo personal del arte y así demostrando su formación profundamente humanista con la presencia de varias disciplinas artísticas.

María Andrino – cinco días

Alberto Duvall destaca como dibujante, detallista y buen conservador. Si a eso se le añade sus dotes imaginati-vas, entonces se comprende que, en sus cuadros, el artista sea capaz de realizar una auténtica poesía. A veces se deja influir por una cierta reminiscencia surrealista con tintes simbolistas, y otras se ciñe a la pura realidad.

R. Loscos – gal art

Me parece Alberto Duvall, a través de su pintura, un romántico inquieto. Y hasta inquietante en ocasiones, espe-cialmente cuando partiendo de la realidad nos ofrece un mundo onírico en la que la unión de diferentes reali-dades nos lanzan hacia lo desconocido. Excepcional dibujante miniaturista a amplio formato, Alberto Duvall sabe coger la realidad y reflejarla atenta-mente. La gracia de Alberto Duvall radica en la elección del tema, en el ángulo. Y también en el toque román-tico, nostálgico, sensible, que sabe infundir en su obra.